aipex-tcsostenible
  • Durante el invierno, el grado de aislamiento puede variar dependiendo de la humedad. Al instalar una capa aislante de XPS se garantiza el máximo confort y ahorro de energía, gracias a su excelente comportamiento frente al frío y la humedad.
  • El empleo de XPS en la construcción de cubiertas vegetales proporciona una protección extra a la membrana impermeabilizante frente a los fenómenos externos, evitando daños.

Madrid, 1 de febrero de 2024.- Los efectos del calentamiento global cada vez están más presentes: inviernos a 28º, sequías persistentes y otros fenómenos meteorológicos extremos. Una situación que nos hace poner el foco en nuestros núcleos urbanos, abordando su transformación hacia la creación de entornos resilientes, capaces de hacer frente a este nuevo contexto. 

Refugios climáticos, pavimentos drenantes, edificios de cero emisiones… las soluciones propuestas son numerosas y todas coinciden en dos aspectos clave: la descarbonización y la mejora de la gestión de recursos escasos como el agua o la energía.

Una de las propuestas que mayor aceptación está teniendo por su valor ambiental y estético es la construcción de cubiertas verdes. La introducción de sustrato vegetal en los tejados y azoteas de las ciudades no solo reduce el llamado efecto “isla de calor”, también mejora la calidad del aire, contribuye a incrementar la biodiversidad y ayuda reducir la demanda de energía del edificio en los meses cálidos. 

Según datos del Ayuntamiento de Madrid, una cubierta plana sin vegetación acumula hasta 21º más de temperatura que un tejado verde. Sin embargo, en invierno el nivel de aislamiento puede variar dependiendo del grado de acumulación de humedad en sus diferentes capas.

Para incrementar el confort térmico en el interior de las viviendas en cualquier época del año, desde AIPEX, Asociación Ibérica del Poliestireno Extruido (XPS), recomiendan emplear poliestireno extruido en el aislamiento de la cubierta vegetal. “Este material es idóneo para el aislamiento de este tipo de cubiertas, ya que proporciona un notable incremento del confort térmico tanto en verano como en invierno, presentando una excelente resistencia a la humedad, a la compresión y al efecto de los fenómenos externos”, recuerda Mario Serrano, secretario general de AIPEX.

De esta manera, una vivienda situada en una zona climática fría (D o E) que instalase una capa de aislamiento de entre 150 mm y 170 mm podría llegar a ahorrar hasta un 12% de la energía solo aislando la cubierta con XPS, según se explica en la Guía Técnica de Rehabilitación con XPS. “Si la intervención abarcase toda la envolvente del edificio (cubierta, SATE y cambio de ventanas) el ahorro de energía podría llegar al 80%”, señala Serrano.

Desde AIPEX también explican que el XPS es el material más adecuado para su instalación como aislante en una cubierta verde, ya que ofrece una protección extra frente a la humedad. La colocación de planchas aislantes de XPS se realiza por encima de la membrana impermeable (situando entre ambas capas un geotextil), prolongando su duración y protegiéndola contra el ataque de la radiación solar, los cambios térmicos bruscos que pueden provocar cuarteamientos, los ciclos hielo/deshielo y las agresiones mecánicas durante la ejecución y el uso de la cubierta. 

“Durante su instalación no es necesario emplear fijación alguna, de tal manera que la membrana permanece intacta, evitándose posibles roturas o la aparición de puntos por donde se fugue la energía y facilitando el acceso a la membrana impermeable, en caso de ser necesario intervenir para rehabilitarla”, concluyen desde la asociación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *